Todos sabemos que organizar una fiesta de 15 es realmente costoso y que muchos padres no cuentan con un presupuesto demasiado abultado o bien les es difícil conseguir un préstamo. Pero eso no es un impedimento para celebrar este momento tan especial de la vida de una señorita. Se puede disfrutar de una velada inolvidable con menos de lo pensado. ¿Cómo? En este artículo te contamos algunos consejos para ahorrar en tu fiesta de 15.

Seguro habías soñado desde pequeña que en tu quinceañera serías una princesa con un vestido acampanado, una corona y un salón elegante. Sin embargo tus padres o padrinos te han dicho que eso cuesta mucho dinero y es imposible para ellos costearlo. No desesperes, no te deprimas y no te enojes. Puedes ahorrar bastante con ciertos ítems como por ejemplo comida, salón, pastel o decoración.

1.Pide ayuda a tus padrinos: Los padres no tienen por qué pagar toda la fiesta. Tus familiares más cercanos pueden contribuir con algo de dinero previo a la celebración. En vez de darte regalos, que depositen en una cuenta y eso se emplee para costear las compras.

2.Haz una celebración en casa: Si tienes un parque o jardín, incluso una sala grande, aprovecha para no tener que pagar un salón (que suele ser lo más costoso). O quizás puedes pedir prestado el patio a algún familiar.

3.Celebra un viernes o un domingo: Los sábados son los días más caros para contratar un salón. Si por ejemplo cumples en invierno puedes hacer la fiesta el viernes por la noche o si eres de las afortunadas de cumplir en verano, elige un domingo durante el día.

4.Elige un menú económico (y rico): ¿Qué tal si entre todas las mujeres y amigas de la familia se organizan para cocinar la comida que se servirá en la fiesta? Pueden sólo comprar la mitad del menú o la recepción y el resto ser casero… mucho más delicioso, personalizado y original que un servicio de catering…. ¡Y sobre todo más barato!

5.Has tu misma la decoración: Pagar las opciones que te ofrece el salón o comprar todo hecho supone una gran cantidad de dinero. Entonces una buena idea es empezar con tiempo y dar rienda suelta a tus dotes de artesana. Adornos como globos y moños, frascos de vidrio, velas compradas al por mayor, guirnaldas de papel… todo puede ayudar a reducir los costes.