Cada vez son más las parejas que deciden organizar su boda al aire libre, lejos de las bulliciosas ciudades y en contacto con la naturaleza. Sin tener que recorrer cientos de kilómetros, en las afueras de nuestro hogar podemos conseguir fincas, quintas o salones con espacio exterior para celebrar nuestro enlace.

 ¿Por qué decidirse por una boda al aire libre? Estas son sólo algunas de las razones:

 1. Por el lugar: Los salones de la ciudad suelen ser pequeños o incómodos. En cambio los que están al aire libre cuentan con varios metros cuadrados de parque, ideal para bodas con muchos invitados o que prefieren la comodidad al momento de bailar, comer o tomarse fotografías.

2. Por la naturaleza: ¿Puede haber algo más bonito que decir “si quiero” en un entorno natural? Puede ser rodeado de árboles, de playa, de montaña o de flores pero lo cierto es que será un momento único y auténtico.

 3. Por la decoración natural: Las flores estarán presentes en una boda al aire libre o en un salón cerrado pero la diferencia radica en un “simple” detalle: en una fiesta celebrada en una quinta la decoración será 100 % natural. Piensa por ejemplo que no deberás gastar dinero en plantas o arreglos florales.

 4. Por el banquete: Elegir una boda al aire libre nos da más opciones de menú ya que muchos platillos se pueden preparar en el momento y a la vista de todos (por ejemplo carne al asador). Además la comida será más fresca, saludable y acorde con el lugar. ¡Podrán comer mucho sin pensar en las calorías!

5. Por el dinero: Organizar una boda en una quinta es más barato que en un salón. Muchas veces podemos usar el patio o jardín de algún familiar o amigo e incluso rentar el lugar por poco dinero. La decoración será más simple y la comida más económica también. Por lo tanto, ahorrarán bastante (y ese dinero usar por ejemplo en la luna de miel).

6. Por el romanticismo: Estar en una playa celebrando la boda es muy similar a nuestra idea de perfección y romance. Lo mismo sucede si somos amantes de la naturaleza y la fiesta es en un campo.

7. Por las fotografías: Como si todo lo demás no fuese suficiente las fotos tomadas en espacios al aire libre son mucho más bonitas que aquellas hechas en espacios interiores. Aprovecha la luz natural para relucir tus rasgos, el tono del vestido o el maquillaje.