Ya han decidido casarse… ¡qué bonita noticia! Ahora es momento de lo más importante… ¡Organizar la boda! Lo primero y principal es elegir la fecha. Si, mucho antes de pensar en el vestido, en la luna de miel o en el menú. El día de la boda no puede ser escogido al azar… Por ello te damos algunos consejos para que puedan seleccionarlo correctamente y se transforme en una fecha inolvidable para ambos.

1.¿Boda grande o pequeña?

Esto tiene mucho que ver con la fecha de la fiesta. ¿Por qué? Porque si se trata de una celebración para 500 invitados les llevará más tiempo organizarla. Pero si prefieren una boda más íntima quizás con un par de meses de anticipación bastará.

2.¿Tienen una fecha especial?

Puede ser el día en que se conocieron, cuando empezaron a ser novios o se dieron el primer beso. Si quieren celebrar la boda en esa fecha primero tengan en cuenta si justo “cae” fin de semana y lo que es más importante, si pueden ser flexibles. En algunos salones pueden cobrar más cuando se es tan exigente con una fecha en particular.

3.¿La Iglesia tiene disponibilidad?

Sería muy bonito casarse un 24 de diciembre pero… ¡la Iglesia no estaría disponible! Lo mismo puede suceder con una celebración específica del templo (Pascuas, Día de la Virgen, Día del Patrono, etc). En esas fechas directamente no hay bodas. Por lo tanto, consulten qué fechas están “aprobadas” en el calendario del templo.

4.¿Y el salón?

Nuevamente tenemos que hablar de la disponibilidad de terceros y no la propia. Si les ha encantado un salón y está libre ese fin de semana, entonces, traten de reservarlo. Si es con tiempo, mejor. Cuando se es muy exigente con un día del año se corre el riesgo de no conseguir lugar disponible.

5.¿Sólo casarse en primavera?

Las bodas más costosas se desarrollan en los meses más agradables del año. Según donde vivas puede ser en marzo o en noviembre (aproximadamente). Estas fechas son perfectas pero también más caras. Si no tienen problemas de llevar vestimenta de invierno o más abrigada, entonces elijan una fecha menos “solicitada”. Por supuesto que si tenemos en mente una boda al aire libre, esta opción no es recomendable.

6.¿Cuándo tengo vacaciones?

Esta es otra cuestión interesante para elegir la fecha de la boda. En algunas empresas no otorgan vacaciones en cualquier momento del año. Si quieren aprovechar para una luna de miel más extensa o descansar después de la adrenalina de la organización de la fiesta, traten de casarse teniendo en cuenta los días de vacaciones que tienen a su favor.

WhatsApp chat