Si el turquesa es tu color favorito… ¡por supuesto que lo puedes incluir en tu boda! Siempre y cuando lo hagas de manera armónica para no saturar la vista de los invitados (y la tuya, porque aunque te encante el tono verlo en cada rincón puede generar agotamiento).

Recuerda que la decoración en turquesa no es sencilla, debes asegurarte de usar algunos tonos más dentro de la gama y aplicarlo con sutileza. No hay dudas de que serás una novia audaz si optas por este color tan eléctrico y llamativo.

Los adornos, la decoración, las tarjetas, los detalles… ¡píntalos de turquesa! Ten en cuenta que según la tonalidad del color que elijas puedes crear sombras, lugares más llamativos que otros y por supuesto unas fotos magníficas. Por supuesto no te olvides de las flores combinadas (blanco y turquesa en las mesas queda estupendo).

 El turquesa puede estar en todos los lugares que desees:

Los Zapatos: ¿Qué te parece un vestido blanco “común” pero con el detalle de los tacones en turquesa?

El Vestido: Por ejemplo llevar un lazo o cinturón de raso de ese color, una pequeña flor del lado del corazón o un borde turquesa.

Los Accesorios: Unos pendientes, un diminuto dije en una pulsera o colgante, una tiara en el cabello, un destello turquesa en las uñas… todas estas opciones ideales para que el turquesa esté en todo momento contigo.

Apliques en el Peinado: Si optas por una corona de flores por ejemplo, el turquesa ha de estar presente.

Centros de mesa: Como ya te hemos dicho quedan muy bien con flores combinadas pero también pueden ser velas, jarrones con corteza de madera teñida, globos…

*Cortinas, manteles, sillas: Para vestir el salón acorde a tus gustos, puedes elegir que las telas sean turquesas.

El Pastel de tu Boda: Quedará espectacular. Todo de turquesa y con algunos colores más para no saturar. Además el sabor será exquisito. Otra opción es que el pastel sea blanco y tenga algunos detalles en este tono (por ejemplo pequeñas flores).

El Ramo de la Novia: El ramo que llevarás en la Iglesia y que luego arrojarás entre las solteras puede ser un bouquet de especies turquesa mezclados con otros tonos (rosa, blanco, salmón, etc). ¡Quedará muy bonito!

Damas de honor: ¿Qué tal si le pides a esas mujeres especiales que se vistan de turquesa para darle más presencia a este color en tu boda? Trata de que todas compren el vestido en el mismo sitio o que la misma modista se encargue de hacerlos usando un único rollo de tela, así no habrá problemas con las tonalidades.

Tarjetas: Las invitaciones pueden ser de papel turquesa con letras en blanco o plateado. O quizás sólo los sobres sean de este color.

Souvenires: Ya que todo será turquesa, el presente que se llevan los invitados no puede ser menos. Aquí dependerá de qué souvenir desean para su boda y luego optar por ese tono (las opciones son más que infinitas).

El traje del novio: No hace falta que vaya de turquesa de la cabeza a los pies pero si que lleve algunos detalles en este tono: la corbata o moño, el pañuelo o flor del bolsillo… ¡o hasta los calcetines!

WhatsApp chat