Sin dudas son muchos los preparativos en una fiesta de 15. No todo se centra en el vestido o en los souvenires, también hay que organizar la comida que disfrutarán tus invitados (y tu, por supuesto). En este artículo te damos algunos consejos para elegir el catering ese día tan importante.

Para poder elaborar el menú de tu fiesta debes tener en cuenta dos cuestiones muy importantes. La primera es el presupuesto y la segunda el tipo de celebración. En cuánto al dinero disponible no hay mucho que añadir, tus padres se encargarán de decirte qué si y que no. En relación a la temática o momento del año en que se celebra el cumpleaños tenemos un gran abanico de posibilidades para escoger.

No es lo mismo una fiesta de noche en un salón que una reunión al aire libre durante el día. Tampoco podemos ofrecer la misma comida en invierno que en verano. Además si has elegido un tema específico tendrás que pensar de qué manera el menú combina o encaja.

Por ejemplo si se trata de una noche italiana los platillos pueden ser pastas o pizzas… si festejarás durante la tarde un candy bar es perfecto o si quieres una fiesta elegante y tradicional seguro habrá entrante, primer plato y postre.

Entre las últimas tendencias en fiestas de 15 la comida tipo buffet es la que genera más adeptos. ¿Por qué? Porque es más sencilla y evita la formalidad, aunque tampoco puede ser librada al azar. Podemos disponer una mesa de canapé, bocadillos y sandwiches para comenzar, luego otra de comidas calientes (pastas, carnes, vegetales asados, salsas, cremas, etc) y por último la de los postres o dulces (galletas, brownie, helado, chocolates, cupcakes, entre otros).

Lo bueno de esta alternativa es que cada invitado se sirve lo que desea y no tiene que esperar sentado a que un camarero le sirva. Y además puede dejar de lado aquello que no le gusta o no quiere comer en ese momento.

En el caso de organizar una fiesta más tradicional, el menú gourmet es la mejor opción. Los platillos por excelencia son el pollo con patatas, la carne con puré o las pastas con crema (para el primer plato). Para el postre el helado es el rey y para los entrantes unas ensaladillas o bandejas de quesos y fiambres no pueden faltar.

Foto cc: Stephan Röhl

WhatsApp chat